1 de octubre de 2018: Un año después

Pasado un año de los incidentes del 1 de octubre, volvemos a ver a la jauría de violentos independentistas haciendo de las suyas.

Desde el fin de semana, en la manifestación de JUSAPOL en Barcelona, pudimos ver a los violentos grupos de independentistas que agredieron a los policías (incluidos mossos, que en el intento de golpe de estado por parte de los partidos independentistas, permitieron que la “votación” se llevase a cabo) tirando piedras, tirachinas con bolas de acero, y lanzándoles bombas de pintura; a causa de esto, muchos policías resultaron heridos, e incluso a uno, que fue desde Sevilla, le partieron el tabique nasal; el agresor de ese agente, ha sido detenido hoy, y se ha comprobado en grabaciones, que tuvo que ser atendido por los servicios médicos en la mano con la que propinó el brutal puñetazo al policía.

Hoy, 1 de octubre, un año después del momento más intenso del irracional “procés”, desde bien temprano hemos podido ver como el violento grupo independentista autodenominado como CDR, cortaba vías de tren, autopistas, e incluso han accedido al balcón de la delegación de la Generalidad en Gerona y han descolgado la bandera española, y entre aplausos, izado la estelada.

Publicidad

En pleno caos, una vez más el Gobierno español, ha demostrado que los españoles le importamos bien poco, y su principal objetivo es tener contentos a sus socios de gobierno, y prueba de ello, es que casi con total seguridad, el despreciable mensaje que mandaba Torra a sus seguidores esta mañana, no tendrán las consecuencias que se merecen:  “ Hacéis bien presionando, y para que esto salga bien, tenéis que seguir haciéndolo”; es curioso, que la persona que alenta a sus seguidores a seguir haciendo uso de la violencia, diga que el Estado Español es fascista y los policías agresivos.

Y ante esto, los oportunistas del PP culpan a todos los partidos políticos de la situación actual en Cataluña, cuando ellos tuvieron mayoría absoluta hace unos años y no hicieron absolutamente nada por detener lo que se estaba empezando a idear en Cataluña, y de lo que según ellos, no se dieron cuenta (otro partido con síntomas de ineptitud política), yo prefiero llamarlo pasotismo absoluto.

Es frustrante ver como personas totalmente cegadas por un odio que se les ha inculcado adoctrinándoles desde pequeños en los colegios con falacias y mentiras que nada tienen que ver con el mundo real, insulten, amenacen, e incluso lleguen a agredir, por ejemplo, a dueños de negocios por no sumarse a la ridícula iniciativa de los lazos amarillos, a policías, a ciudadanos por tener una bandera española en su país, etc.