A Cataluña le espera un futuro muy negro: El independentismo gana las elecciones del 21-D

El independentismo sigue sin perder fuerza en Cataluña.

Publicidad

Día negro para Cataluña y para los catalanes defensores de la unidad de España. El independentismo ha conseguido su objetivo; ganar las elecciones del 21-D con mayoría absoluta.

Pese a que la alta participación beneficiaba en un principio a los partidos constitucionalistas, finalmente han sido los partidos independentistas los que han obtenido mejores resultados de los esperados. JuntsxCAT ha sido la formación independentista más votada, por detrás de ERC y la CUP.

Publicidad

Ciudadanos, liderado por Inés Arrimadas, fue el partido más votado, pero los resultados de PSC y PP impiden que los constitucionalistas hayan podido evitar el triunfo independentista por mayoría absoluta al conseguir 70 escaños.

Publicidad

Con más de un millón de votos, Ciudadanos hizo historia al convertirse en la fuerza más votada de Cataluña, superando en 2  escaños su resultado del 2015.

Publicidad

Así fueron los resultados del 21-D

Ciudadanos, la principal fuerza de Cataluña, obtuvo el 25,35 por ciento de los votos, obteniendo 37 escaños.

Por detrás, una de las grandes sorpresas, se quedó JuntsxCAT, con 34 escaños y el 21,71% de los votos.

El partido de Oriol Junqueras se quedó con 32 escaños, con un 21,44% de los votos.

Por su parte, el PSC de Iceta, decepcionó al quedarse con 17 diputados.

Muy por detrás, aparecen En Comú-Podem, con 8 escaños, la CUP con 4 escaños y el gran perdedor de la noche, el PP, con 3 escaños.

A Cataluña le espera un futuro muy negro

Este resultado no traerá estabilidad en Cataluña. Los independentistas, que volverán a intentar conseguir la independencia del territorio catalán, están decididos a espantar a todas las empresas, dejando sin trabajo a miles de catalanes.

Desde el pasado 1-0, más de 3.000 empresas han salido de Cataluña y no se espera que esa cifra vaya a detenerse tras la victoria del bloque independentista. Los expertos avisan que la bolsa reaccionará negativamente, mientras que las empresas seguirán buscando un nuevo destino en el que exista una estabilidad política y económica.