Manel Navarro desafina y hace el ridículo en Eurovisión

Tal y como se esperaba, Manel Navarro ha hecho el ridículo en la final del Festival de Eurovisión que se ha realizado este sábado noche en Kiev.

Manel Navarro, cantante elegido por RTVE para acudir a la gran cita europea de la música, ha cumplido con las expectativas; hacer el ridículo ante toda Europa al lograr solamente cinco puntos y quedarse en el último puesto de la clasificación.

Google, a través de sus estadísticas de búsqueda, ya había avisaba de que la posición de España iba a estar entre mala y muy mala y finalmente así ha sido, demostrándose que España no acierta a la hora de elegir el artista que nos debe representar en Eurovisión.

Publicidad
Publicidad

El cantante no desaprovechó la ocasión para ofrecer varios ‘gallos’ durante una actuación que dejó bastante que desear. Una canción sosa, un estribillo con poco gancho y una puesta en escena cutre. Todo lo necesario para cumplir con las expectativas de ser una de las interpretaciones más pobres de la gala.

Portugal la ganadora

Por otro lado, Portugal, la gran favorita para llevarse la victoria, se impuso al resto de países con una canción que conquistó a toda Europa. Los portugueses sumaron un total de 382 con los votos de los profesionales, mientras que en el voto del público el país luso logró la máxima puntuación posible, sumando un total de 758 puntos.

4 Comentarios

  1. LO DE EUROVISISION, UNA VERGÜENZA, HEMOS PASADO DE MANDAR A ARTISTAS DE LA TALLA DE JULIO IGLESIAS O RAPHAEL A IMPRESENTABLES PORRETAS SALIDOS DEL GALLINERO DEL ENCHUFISMO..

  2. El impactante portugués Salvador Sobral dejó en ridículo no solo al «cantante» también a España, a TVE y a Eurovisión. ?El portugués Salvador Sobral ganador de Eurovisión 2017
    dio una lección al mundo entero con sentimiento poético de el fado entrañable sobre la vida, sobre la verdad fundamental misma del ser humano.

    Porque ha triunfado con una melodía y un concepto muy distintos del frikismo de los que hacen gala Eurovisión. No ha habido en su actuación lentejuelas, puestas de escena grandilocuentes ni cambios de vestuario. Tampoco ha habido instrumentos musicales, coristas ni gorgoritos. No le ha hecho falta cantar en inglés. Por no tener, no ha tenido casi ni videoclip: su carta de presentación es la grabación de su actuación ante el público, que le aplaude extasiado.

    Para Sobral solo hay música, disfrute, un goce extraño en un festival de la canción donde lo que menos importan suelen ser las canciones y la belleza creadora y humanizadora.

    En contraposición, nunca mejor dicho, quedó en último lugar, el español, cantando en inglés y sin contenido, sin alma, sin nada…

    También sacudió a la misma organización de Eurovisión por su frivolidad y mercantilismo repugnante y complaciente con los más bajos instintos animales y bárbaros. Eso no es la Europa de la cultura, del progreso, de las humanidades, del renacimiento, de la ilustración, de los derechos y de los valores humanos…

    Todo su éxito al ganar en representación de su tierra natal, el festival musical EUROVISIÓN 2017 en Kiev, Ucrania fue su transparencia reflejado en el micrófono de cristal de eurovisión que ganó; también, cautivó su autenticidad, su frágil pero profunda y fragante vitalidad que cautivó a más de doscientos millones de personas.

    Al recibir el premio como ganador del festival europeo dijo: «La música no son fuegos artificiales, la música es sentimiento»

Deja un comentario

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre