Un inmigrante que disparó a un sueco, es puesto en libertad al considerar que no se puede demostrar que supiera que el arma iba a disparar una bala

Así lo asegura la prensa sueca.

Publicidad

Suecia es el país de la Unión Europea que más se está viendo afectado por la inmigración masiva. La semana pasada, un estudio estadounidense aseguraba que Suecia podría tener para el 2050 un 30 por ciento de población musulmana en su territorio, el porcentaje más alto de toda la Unión Europea.

Lo cierto es que ese porcentaje no es para nada sorprendente, puesto que las autoridades suecas son conocidas por ser las más permisivas con la inmigración ilegal.

Publicidad

Sin ir más lejos, este miércoles se ha conocido un caso que ha indignado a miles de suecos. Según informa el diario ‘Friatider.se’ y recoge el periodista sueco Peter Imanuelsen, un inmigrante de 21 años, procedente de Eritrea, ha quedado en libertad pese a disparar con su arma a un ciudadano sueco.

Publicidad

El caso, pese a que parezca de broma, no lo es.

Publicidad

El suceso se produjo durante una fiesta en la que cuatro inmigrantes africanos enmascarados, todos ellos armados con palos de hockey y una pistola, comenzaron a insultar a los invitados mientras trataban de averiguar de quién era el coche que estaba aparcado en la vivienda.

El joven de 21 años, autor del disparo, comenzó a gritar que los suecos “eran racistas”, momento en el que sacó una pistola y disparó a uno de los presentes en la pierna.

Pero lo más sorprendente ha sido la decisión final de la justicia sueca, que ha decidido dejarlo en libertad al considerar que el agresor no sabía que la pistola iba a disparar una bala capaz de herir a la otra persona, puesto que la arma con la que disparó era “de juguete” destinada a dar el inicio en carreras de atletismo.

En su defensa, el eritreo de 21 años, justificó que solamente quería asustar al herido con el sonido de la pistola.

Es por ello por lo que la justicia sueca le libró del cargo de agresión voluntaria, manteniendo el de posesión ilegal y permitiendo que salga en libertad.

Tengo 26 años. Vivo en Valladolid aunque soy de Barcelona. Cien por cien en contra del independentismo. Me gusta la música rock y mi pasión es contar la verdad tal y como es.

Contacto: redaccion@casoaislado.com