Musulmanes venden a su hija de 10 años pese a que ella intenta negarse

Así funcionan las tradiciones de los musulmanes.

Publicidad

Ya sabemos que los musulmanes tienen tradiciones o costumbres que están muy lejos del respeto hacia los demás, en especial hacia las mujeres, aunque algunos seguirán defendiendo que son sus costumbres y hay que respetarlas.

En el vídeo se muestra cómo una familia no duda en vender a su hija de 10 años pese a que ella, desesperadamente, intenta negarse a que se produzca su venta, posiblemente a cambio de tierras o animales.

Publicidad
Publicidad

Musulmanes venden a su hija de 10 años. Ella intenta negarse. Así son las costumbres de los musulmanes y alguien dirá que hay que respetarlas.

Publié par Caso Aislado sur dimanche 13 août 2017

 

La niña, que llora desconsoladamente, trata de agarrarse a su madre con todas sus fuerzas mientras los compradores la separan de ella para llevársela.

“No se me ocurre nada peor. ¿Ningún organismo puede detener estas cosas? ¿Dónde están los derechos humanos?”, se preguntan algunos.

“Es increíble, trata a su propia hija como un saco de estiércol. Pero no podemos criticarlo, sería islamofobia. Vergüenza de cultura”, ironiza otro.

Seguramente las feministas no muestren interés en este tipo de vídeos, ya que están muy ocupadas quejándose de las canciones de verano, de seguir pidiendo a Juana Rivas que ignore a la justicia española o simplemente haciendo vídeos en los que se anima a ignorar a los “babosos de las discotecas”.

Publicidad

13 Comentarios

  1. Mal está que esas prácticas inhumanas se produzcan con violencia; creo que, al menos y por formar parte de su “cultura y tradiciones”, antes de su entrega al comprador, deberían adoctrinar a la niña para ir mentalizándola sobre las bondades de las prácticas musulmanas e, incluso, haciéndola ver las ventajas que tendría a partir del momento de la venta, por lo que iba a mejorar su vida y las grandes virtudes y valores que posee el comprador y probable marido. Pero, si es una atrocidad y va en contra de los derechos humanos, al menos podrían tratar de evitar ese atroz sufrimiento de la niña, que contribuye a una peor predisposición hacia su comprador y, por supuesto, hacia su propia familia que la vende haciendo uso de la fuerza. Pero, claro, están tan acostumbrados a que la mujer no sea nada, que ni se preocupan lo más mínimo de ella, y de su madre que parece intentar amparar a su hija. En resumen, que deben ir abandonando esa “cultura” e ir incorporándose a la vida del siglo XXI, aunque los hombres puedan salir perdiendo porque, a la larga, todos ganarían.

    • no he escuchado una reflexión tan estúpida en mi vida, es que leerlo a usted me ha resultado tan repugnante como el video, según usted, parece ser que la violencia es lo que mas le molesta de todo esto??, que se produce porque la niña lucha por su libertad!, según usted si la niña va sumisa, no es tan grave, y lleno de un altruismo y comprensión penosa habla de que no la han echo ver las “ventajas” de su venta, usted se ha leído??? y ya no voy a mencionar su análisis final!! que en tono paternalista resume que deben modernizarse, aunque el hombre PUEDA SALIR PERDIENDO!, usted es penoso!

      • Comprendo perfectamente sus argumentos en contra de mi comentario porque coincido plenamente con la repugnancia que ha sentido al leerme. Evidentemente, no he sabido expresar mis sentimientos sino que, como cualquier cambio en la cultura, la tradición o la religión no pueden transformarse de un día para otro, ni aunque todas las naciones se pusieran en contra, mi intención era la de empezar, más o menos, en la forma que exponía porque lo importante en la vida es iniciar el cambio que luego, paulatinamente, la propia sociedad va exigiendo la ampliación de ese cambio hasta llegar a la normalidad. Son décadas, quizá siglos, los que son necesarios para el abandono de costumbres seculares que, para colmo y como siempre, van orientadas a favor del hombre. Por eso la intención de mi comentario, nunca que esa sea la finalidad única perseguida. No sé si con esto le quedará aclarada mi intención; en cualquier caso, le ruego me disculpe por exponer insuficientemente mi punto de vista dirigido más hacia el futuro que únicamente al presente.

    • Perdona me estás diciendo que tienen que mentir a su hija haciendo la creer las ventajas que va a tener que ventajas son esas la van a violar y la destrozaran la mayoría son hombres viejos no me creo posible que pongas esto para ella no hay ninguna ventaja nada mas que dolor eso si no llega a morir

  2. Mejorar su vida y ventajas que tendrá esa parte pobre cría, seguramente violada por un cerdo musulman del ques era su exclava? Tu sí no eres tonto es que eres subnormal. Manda a tus hijas allí si tan idílico té parece. Hacía tiempo que no leía una gilipollada como esta.

    • Discrepar es absolutamente normal. No comprender, o no compartir criterios, nunca debe ser motivo de insultos; y eso es lo que crea violencia y hasta odio entre las personas. ¿No aprenderemos nunca a ser más tolerantes con los demás? Y, en este caso, no es necesario ser tolerante; basta con mantener las formas y ser educados.

  3. Increíble pero cierto, hombres nacidos de mujer y educados por ésta. La cultura islámica es llevada a cabo por una clase de mujer, terriblemente perversa y cruel que hay en la Tierra. El hombre vende a su hija obediente al mandato imperativo de una madre, una hermana…

  4. Eso es ilegal y lo que hay que hacer es denunciarlo. Estas son las costumbres, la ley islámica, que los musulmanes quieren traer a Europa y la que no están dispuestos a dejar en aras de la convivencia con la gente que los ha acogido. Nuestros gobernantes con tal que no les llamen islamófobos están dispuestos a aguantar con lo que sea.
    Pues si ser islamófobo es estar contra la venta de niñas, contra los matrimonios de niñas, y contra todas esas cosas contra las que estamos, pues yo lo soy, y no me importa que me lo digan.
    Ya está bien de guilipolleces y de cogersela con papel de fumar. La gente que no acepta nuestras leyes y costumbres, que se vuelva a su tierra, que no los vamos a echar de menos.

Deja un comentario

Por favor, deja tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre

Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestion de comentarios.

Legitimación: Su consentimiento.

Comunicación de los datos: No se comunicarán sus datos a terceros salvo obligación legal.

Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido.

Contacto: contacto@casoaislado.com

Puede encontrar información adicional en nuestra política de privacidad